Asociación de Amigos de la Fundación Joaquín Díaz


Ir al formulario de inscripción on-line >

Adquisiciones y publicaciones con la Fundación


Caja redoblante

Instrumento de percusión



El empleo de las cajas de latón planas llamadas también “parisinas” como acompañamiento redoblante a la dulzaina, gaita o a la pandereta empieza a ser frecuente a finales del siglo XIX, por la comercialización de éstas tras la sustitución paulatina de las cajas de las fanfarrias y charangas militares, más anchas. A partir de la integración de estas cajas redoblante asimismo en las bandas municipales de los núcleos rurales, se irían desgajando rápidamente hacia los músicos de tradición, quienes abandonaron sus viejos tamboriles anchos de madera, de parches de piel y abrazaderas de cuerda por las doradas y lustrosas cajas metálicas.

En ello tendrá que ver la aparición del músico madrileño Antonio Romero y Andía (1815-1886) personaje fundamental en el desarrollo instrumental y musical desde mediados del siglo XIX con la gestión y creación de una editorial de música, fábrica de instrumentos militares y almacén, en funcionamiento en la 2/2 del XIX (Gosalvez Lara, C. La edición musical española hasta 1936. Aedom 1995).

En 1854, Romero propuso novedosamente a la dirección general de Infantería del Ministerio de la Guerra la “… adopción de una nueva caja de guerra pequeña llamadas planas, para la renovación instrumental de fanfarrias, músicas y charangas de los ejércitos por las ventajas que ofrece” de ecos “más claros y sonoros” y “con más ventajas por la mayor posibilidad de llevarlos sin embarazo a las plazas de menor edad, cuyas fuerzas se debilitan con el volumen de las actuales”. Tras diversas misivas y ensayos de las mismas el 6 de enero de 1855 el Ministerio opta por un nuevo modelo de cajas de guerra para sus ejércitos (El clarinetista Antonio Romero y Andía, Univ. de Oviedo, tesis de Alberto Veintimilla Bonet, 2002). A partir de aquí se fabricarán estos modelos más estrechos en el taller de Enrique Marzo y Feo, oboísta y director de la sección de instrumentos militares y de orquestas de la casa Romero desde 1869 y socio del almacén de 1877. El almacén de Romero se fundó así para gestionar esta reforma instrumental y Marzo dirigirá la sección de metal y las reparaciones como titular de la fábrica de viento metal, siendo uno de los pocos almacenes que disponían de fábrica propia, como indica Cristina Bordas en su tesis La producción y el comercio de instrumentos musicales en Madrid, ca. 1770 - ca. 1870. La casa Romero se mantuvo en funcionamiento entre 1854 y 1898, pasando a ser absorbida por la Casa Dotesio en 1900.

Esta caja que presentamos conserva aún la estampación del sello de la Casa E. Marzo, Madrid, fue restaurada en el taller de instrumentos musicales “La duela” (Cueto, Santander), por Mariano Pérez y perteneció a la antigua banda de música de Villarramiel (Palencia) siendo adquirida para la Fundación Joaquín Díaz por la Asociación de Amigos de la Fundación en 2016.








Acordeón cromático

Fabricado por la Casa Cantulia (Alemania) hacia 1940-50

Dulzaina castellana de llaves

De ocho llaves de madera de encina, fabricada hacia 1979-1980

Palos de paloteo

Para la danza de Almaraz de Duero (Zamora)

Tambor redoblante

Instrumento de percusión

Guitarra romántica española

Instrumento de cuerda pulsada

Salterio

Modelo de Huesca

La Campana

Disco compacto

Acordeón diatónico

Doble botonadura

Caja redoblante

Instrumento de percusión

Matraca de manivela o de cajón

Instrumento de percusión

Laúd

Estilo renacentista

Arrabel o rabel de Pedro Bernardo (Ávila)

Instrumento de cuerda frotada

vincent&vincent-media